empece a fotografiar una constante en mi vida y que de a pocos se fue convirtiendo no en un proyecto sino en algo más como un objeto de deseo, algo con lo que me sentía más cerca de las emociones, un lugar inasible, hace dos años de eso. 

Solo hasta que pierdes algo te detienes… en algunos casos piensas sobre cuantas personas han perdido así o peor… y te das cuenta que para muchos vivimos tiempos dificiles.